Como ejercitarse mientras realizas otras tareas en tu día a día

Ejercitarse es uno de los propósitos que muchas personas se hacen con regularidad. Es posible que tú también te hayas planteado alguna vez hacer ejercicio. Este intento por cuidar tu estado físico y tu salud, demasiadas veces choca con la falta de tiempo. Las obligaciones diarias, el trabajo, la familia y las múltiples tareas que van surgiendo, suelen impedirte cumplir con tus buenos propósitos de realizar deporte de manera constante.

La opción que te sugerimos, para que puedas conseguir una mejoría en tu estado de salud general, es que aproveches los tiempos dedicados a la limpieza del hogar para ejercitarte.
Ideas para hacer ejercicio en casa

Las tareas domésticas que realizas a diario te servirán para sustituir las sesiones del gimnasio aquellos días que te resulte imposible acudir.

Fortalecer piernas y glúteos. Aprovecha los tiempos dedicados a la plancha para lograr esos glúteos que tanto te gustaría lucir en la playa. Para ello, tan solo tienes que elevarte sobre tus punteras de forma rítmica. Realiza tantas repeticiones como puedes. Mientras descansas entre serie y serie aprieta y suelta los músculos de los glúteos para que puedan ejercitarse aún más.

Para esta zona del cuerpo también es muy efectivo recoger el lavavajillas. Eso sí, tienes que hacerlo sin doblar la espalda, agachándote como si estuviesen haciendo una sentadilla. Recuerda mantener la espalda recta tanto cuando bajas como cuando subes. Si quieres añadir dificultad al ejercicio carga tus manos con un buen número de platos. El peso te obligará a realizar una mayor presión con las piernas.

Las sentadillas también las puedes trabajar al tender la ropa. Para ello coloca las prendas mojadas en un cubo en el suelo. Cada vez que bajes a coger una de las piezas hazlo con la espalada recta y ejerciendo presión sobre las piernas.

Los brazos puedes trabajarlos mientras limpias las ventanas. Para ello has de colocar los brazos estirados alineándolos aproximadamente con tus orejas. Una postura forzada que te costará mantener si no estás acostumbrado. Una vez situado como indicamos, realiza movimientos circulares sobre el vidrio ejerciendo presión con las manos.

Para trabajar los músculos abdominales utiliza los giros de cintura. Cuando recojas la ropa ya seca, colócala en un montón a tu derecha. Gira la cintura, sin mover la cadera, para coger una prenda. Dóblala y gira hacia el otro lado para dejarla.

Otro momento ideal para trabajar tus abdominales y hacer ejercicio es mientras barres el suelo. Para ello, a la vez que sujetas el palo de la escoba, presiona tu ombligo hacia la parte interior. De esa forma también ayudarás a tonificar los músculos que recorren la parte baja de tu espalda. Una zona que se debe cuidar y fortalecer al ejercitarse para evitar dolores lumbares y tirones.