Receta: elaborar una crema de calabaza fácil

Esta receta de crema de calabaza es muy fácil de cocinar y un plato tan saludable como adecuado para degustar en cualquier momento.
Receta fácil de crema de calabaza

Ingredientes para 3-4 personas:

– Media calabaza (es más conveniente que aproveches el otoño para encontrar en tu verdulería las calabazas de temporada)
– Una patata mediana
– Una zanahoria
– Un cuarto de cebolla
– Sal
– Pimienta
– Aceite de oliva
– Especias al gusto (orégano, nuez moscada y similares)

Preparación:

Pela las verduras. Es posible que compres la calabaza ya pelada, pero con un pelador podrás pelarla con facilidad y, además, estarás adquiriendo un producto de mayor calidad y más fresco. Córtala como si se tratara de una sandía, limpia las pipas y las hebras y córtala a rodajas de dos centímetros de grosor. Corta el resto de la verdura de la misma forma.

Sofríe las verduras. Pon un poco de aceite en una sartén, sube el fuego y añade la verdura. Sofreír no es freír por lo que se te aconseja no pasarte con el aceite. Recuerda que la verdura suelta agua al calentarse. Deja la verdura al dente. Añade durante la preparación sal y especias al gusto.

Cuece las verduras. Pásalas de la sartén a una cazuela. Añade agua de forma abundante y cuece estos ingredientes durante 15 minutos. Para saber si están hechas, usa un tenedor para pinchar un trozo, si al intentar sacarlo del agua se desprende, está en su punto.

Bate las verduras. Escúrrelas, sin desperdiciar el caldo que te servirá para hacer la crema, y ponlas en un vaso de batidora. Añade un poco de líquido de cocción y usa la batidora. Es importante que le prestes atención a la textura. Una crema debe tener un espesor justo. Se te aconseja que muelas la verdura y que añades, poco a poco, el caldo hasta que consigas el resultado esperado. Con el caldo sobrante podrás preparar una exquisita sopa de verduras.

Sirve la crema. Puede tomarse fría aunque si la guardas más de un día en la nevera podría oxidarse y cambiar de color perdiendo así propiedades. Lo más aconsejable es tomarla recién hecha. Dependiendo de tus gustos, podrás añadir un poco de queso, pimienta negra, un chorrito de aceite de oliva o todo tipo de condimentos. Es aconsejable que no apuestes por enmascarar el clásico sabor dulce de la calabaza ya que esta característica es fundamental para disfrutar de este delicioso plato.

Esta receta de crema de calabaza te aportará un buen número de nutrientes y te ayudará a convertir este plato en uno de tus favoritos. Tómala como más te guste y no dejes de disfrutar de un sabor tan peculiar como tradicional. ¿Te animas a prepararla en casa?