Cómo cocinar el pescado sin perder sus nutrientes y con todo el sabor

A la hora de cocinar el pescado es habitual hacerlo como si se tratase de otro ingrediente como la carne. Este error provoca que este alimento pierda propiedades nutricionales y que no puedas disfrutar de sus vitaminas y minerales. ¿Te gustaría saber cómo preparar pescado correctamente?
Distintas formas de cocinar pescado sin perder sus nutrientes

A la plancha
Nunca pongas aceite en la sartén. Si se ha quedado demasiado seco el pescado, solo tienes que añadirle, cuando ya esté cocinado, unas gotitas por encima. Evita poner el fuego demasiado fuerte porque solo lograrás quemarlo por fuera y dejarlo crudo por dentro. A fuego medio logras que las proteínas se coagulen, por lo que te será más sencillo disfrutar de las mismas.

En papillote
Coge un papel de aluminio y ponle unas gotas de aceite de calidad. Dispón el pescado sobre las mismas. Añade verduras cortadas en juliana y especias. Cierra el papel sobre estos ingredientes y mete el paquete resultante en el horno a una temperatura que no supere los 180 grados. Así conseguirás que los jugos del pescado se queden en la preparación.

Al vapor
Existen recipientes específicos para este tipo de preparación. Tras llenar una olla de agua se pone a hervir. Cuando haya llegado al punto de ebullición se coloca encima otro dispositivo en el que irá el pescado en cuestión. No escojas pescados pequeños o sin textura. La merluza, el rape o el cazón son perfectos para este tipo de receta.

Al horno
Pescados como el salmón o el pez espada pueden soportar muy bien la cocción a temperaturas inferiores a los 180 grados. De esta forma, será mucho más sencillo retener la vitamina D y el Omega-3 que contienen.

Microondas
Apostando por la baja temperatura resulta más sencillo que el pescado escogido mantenga durante más tiempo su textura y sus vitaminas. Eso sí, tardarás mucho más tiempo y habrás de controlar continuamente el punto del resto de ingredientes que acompañen al pescado principal para evitar que se sequen.

Sous Vide
El pescado se introduce en una bolsa cerrada al vacío que se dispone en agua. Hay que controlar continuamente la temperatura para evitar que el líquido elemento llegue a hervir. Esta invención francesa mantiene tanto la textura original de los ingredientes como todas sus propiedades. Adecuada para el salmón y pescados similares.

En no pocas ocasiones, la pérdida de nutrientes del pescado está provocada no tanto por la forma de prepararlo como por otros agentes externos que influyen, de forma decisiva, en el resultado final. Un aceite de poca calidad, un horno sucio o una falta de control de la temperatura pueden provocar que el resultado final sea poco adecuado. Dedícale toda tu atención a este ingrediente para obtener los mejores resultados posibles.

Cocinar pescado, como acabas de comprobar, puede ser muy sencillo, siempre y cuando le dediques el tiempo necesario y que te amoldes a las maneras arriba glosadas de forma exacta. Solo así podrás convertir cada receta en una dosis perfecta de salud, vitaminas, minerales y nutrientes.